Cargando Eventos
Este evento ha pasado.
Discusión acerca los límites de la apuesta institucional. Distinguiremos entre los limites estructurales, es decir aquellos relacionados con la dinámica de los poderes políticos, y los coyunturales, esto es, los propios de las candidaturas municipalistas. Distinguiremos también a nivel de escala entre grandes ciudades y ciudades y pueblos más pequeños.

Presentación

Ponemos a discusión la dimensión institucional de la apuesta municipalista. En 2015, pensamos esta apuesta como la posibilidad de crear órganos de intervención de los/as ciudadanos/as en el ámbito local, tendentes a la autoorganización y centrados en los espacios locales. Eso no significa que deban tener una mirada localista, cuanto territorializada. El primer escollo para potenciar su dimensión institucional era que el poder local está estructurado como una dependencia del poder del Estado, es decir con una dinámica intensamente vertical y centrada en una división de competencias muy poco funcional. En consecuencia resulta muy poco útil para potenciar la autoorganización que, a la inversa, se ve obstaculizada por la dinámica interna de la Institución. De otra parte, la cooperación y/o el conflicto con las realidades autoorganizadas del territorio no ha sido objeto de un análisis detallado. Quizás por falta de reflexión, se ha trazado una línea imaginaria entre el “adentro” y el “afuera”, que no siempre ayuda, en tanto supone una omnipotencia de lo institucional, que es irreal, y una pureza del afuera muy discutible. En este sentido, se propone potenciar espacios híbridos que desafíen el tándem mercado-Estado.

Otro escollo que trataremos de abordar es la dureza de la confrontación entre partidos que presenta cualquier cooperación con las entidades y colectivos sociales como una prueba de clientelismo mientras, que se da por hecho el que el poder público colabora con las entidades y empresas de la economía privada. En este punto hay que romper el axioma de que “solo la empresa privada crea empleo” y que la Administración debe estar subordinada a los intereses privados. La fase actual del capitalismo global nos exige potenciar modelos económicos sostenibles y alternativos.